La entrevista que Sebastián Piñera dio a la BBC:»Estamos dispuestos a conversarlo todo, incluyendo una reforma a la Constitución»

Son las dos de la tarde y en el centro de Santiago empieza a sentirse que regresa la intranquilidad. Bocinazos, silbatos y cánticos se escuchan desde el palacio de La Moneda.

Cientos de personas ya marchan por fuera de la sede presidencial.

Las protestas no le han dado tregua al gobierno de Sebastián Piñera desde que ordenara el alza en la tarifa del metro el 18 de octubre pasado, día en que estalló la crisis política y social más profunda de los últimos 30 años en el país sudamericano.

El gobierno suspendió la subida del precio del transporte público e incluso se comprometió a impulsar una agenda social con medidas largamente esperadas por muchos chilenos, como el aumento del 20% de las pensiones. Pero nada parece calmar la furia de la calle.

En entrevista con la BBC, la primera desde que estalló la crisis, Piñera defiende su decisión de decretar el estado de emergencia (y con ello, haber sacado a los militares a la calle), habla de las grietas del sistema político y económico chileno y asegura que, a pesar de los llamados para que renuncie, no piensa hacerlo

A continuación, un extracto de la entrevista a Piñera de las enviadas especiales de la BBC a Chile, Katy Watson y Fernanda Paul*.

¿Qué autocrítica debe hacerse su gobierno y usted ante el estallido social?

Muchas autocríticas y las estamos haciendo. Por de pronto, nadie predijo o tuvo la sensibilidad para darse cuenta de esto. No escuchamos con suficiente atención, no entendimos con suficiente claridad el mensaje. Y esta no es una crítica solamente al gobierno, esto se viene acumulando hace décadas.

¿Y cuáles son, para usted, las grietas del sistema político y económico chileno que se vienen acumulando hace décadas y que llevaron al estallido social?

Creo que hay varias grietas. A pesar de que hemos reducido la desigualdad, Chile todavía es un país demasiado desigual. La gente tiene la percepción, y con mucha razón, de que en Chile hay demasiados abusos. De que hay muchas empresas que no respetan a sus clientes, a sus trabajadores y el medioambiente. Después de mucho tiempo de acumular, decidieron manifestarse con toda la fuerza que lo han hecho.

Usted dijo que Chile era un oasis dentro de América Latina, pero es también uno de los países más desiguales entre los más desarrollados…

Eso no es cierto. Chile está en promedio en términos de desigualdad en América Latina. Por supuesto, sigue siendo un país muy desigual y es por eso que estamos luchando para vencer la pobreza y reducir la desigualdad, pero no es el país más desigual de América Latina.

Pero según la OCDE…

Si nos comparamos con los países de la OCDE, esa es una realidad. Si nos comparamos con América Latina, esa es otra realidad. Estamos totalmente comprometidos con derrotar la pobreza, aumentar la movilidad social y reducir la desigualdad.

Hubo protestas en 2006 y 2011 que tal vez no fueron tan grandes pero usted ha estado en política mucho tiempo. Este estallido social no puede haber sido una gran sorpresa para usted…

En las últimas dos semanas hemos estado experimentando dos fenómenos diferentes, de naturaleza distinta. Primero, y esto fue absolutamente inesperado, una gran ola de destrucción, de violencia, de una manera muy organizada. Pudieron dañar o quemar hasta las cenizas casi 100 de las 136 estaciones de metro, además de supermercados, comercios, pequeñas tiendas.

Esa violencia no puede ser admitida, no está dentro de la ley. Tuvimos que usar herramientas democráticas y constitucionales, como el decretar el estado de emergencia, para restituir el orden público y proteger a nuestros ciudadanos.

Una historia muy diferente son las manifestaciones legítimas y las protestas de los ciudadanos chilenos. Por supuesto que las personas tienen derecho a protestar. Y reconocemos eso y protegemos ese derecho porque es parte de nuestra democracia.

Pero en las calles de Santiago no pareciera que estuvieran protegidos.Hemos visto a padres corriendo con sus hijos intentando evitar bombas lacrimógenas cuando estaban protestando pacíficamente…

Cuando esto sucede, hay grupos delictivos que usan todo tipo de violencia, que están determinados a quemar todo hasta dejarlo en cenizas…

Pero ese grupo es pequeño.

Sí, es una pequeña cantidad y es por eso que hice una clara distinción entre los grupos organizados, que están dispuestos a destruirlo todo y no lo podemos permitir, y los millones de chilenos que protestan. Reconocemos su derecho a protestar, los estamos escuchando con mucho cuidado y hemos reaccionado.

El problema es que cuando tienes estos tipos de violencia, las personas que más sufren son las personas más humildes y de clase media.

Es por eso que yo lamento tanto el tremendo daño que esta ola de violencia y destrucción ha generado en las personas con ingresos bajos, y no podemos permitirnos en un estado democrático que las personas piensen que pueden hacer lo que quieran. Porque al final del día, destruirá nuestra democracia y dañaremos a la mayoría de nuestros ciudadanos.

Continúa leyendo

Noticias Relacionadas

NOTICIAS RELACIONADAS

VIDEOS| Fuerte encontrón entre Felipe Guevara y Mauro Tamayo en TV: “El intendente nos trata a todos como estúpidos” VIDEOS| Fuerte encontrón entre Felipe Guevara y Mauro Tamayo en TV: “El intendente nos trata a todos como estúpidos”

Coronavirus en Chile: casos, muertes y últimas noticias de hoy Coronavirus en Chile: casos, muertes y últimas noticias de hoy

Gobierno ordena cierre de todos los centros comerciales y malls del país Gobierno ordena cierre de todos los centros comerciales y malls del país

Leave your thought